Skip to content

Josep Maria Polls escribe acerca del Salón del Manga.

noviembre 8, 2012

Visto el éxito del Saló del Manga, que ya supera en visitas al tradicional Saló del Còmic, ¿debería  éste imitarlo? ¿Son comparables ambos eventos, en realidad? Josep Maria Polls, jefe de estudios de la escuela y hombre siempre en el centro de la acción -y no es un eufemismo- nos ofrece su punto de vista sobre el tema:

¡¡MANGA POR UN TUBO!!

No se me ocurre otra frase que exprese mejor lo vivido durante cuatro días en el pabellón numero 2 del recinto ferial de Montjuic en Barcelona…
Y es que el Salón del Manga ha sobrepasado con creces todas las expectativas, ya que 112 mil asistentes no es algo que esté al alcance de cualquier evento.
Como afirma cierto rotativo de la ciudad: “Ha superado a su hermano mayor, el Salón del Cómic” que hasta ahora le llevaba delantera haciendo valer antigüedad y peso específico dentro del sector.
Curiosamente, la frase por si sola plantea tanto el crecimiento del susodicho evento como  la existencia de una rivalidad, en cierta medida contranatura (siguiendo con la analogía familiar), ya que ambos son “hijos” -mantenidos- del mismo progenitor, Ficomic.
Para entender este cambio en el orden preferencial del publico asistente  tal vez deberíamos  analizar algunos de los  aspectos que  diferencian ambos salones.

En primer lugar, si atendemos al producto descubriremos que el contenido del Manga suele traspasar los límites de las viñetas para interactuar con el consumidor a través del Cosplay  o del karaoke, entre otras actividades participativas.
Ello provoca que el lector se enfunde en la piel de sus héroes favoritos y se convierta en intérprete de sus historias.
En consecuencia, el público no acude al salón únicamente a comprar manga y anime o a ver a sus autores favoritos (que también, por supuesto) acude porque los fans, en si mismos, son los protagonistas principales del Salón.

Este fenómeno no se manifiesta en la industria del cómic occidental.

Europa concibe el consumo de la historieta de manera distinta, con otros matices; el lector no es exclusivamente adolescente (tampoco lo es el del Manga en Japón aunque si, mayoritariamente, en occidente) ni el producto reclama el mismo grado de interacción popular.
Es lógico pues que las cosas no transcurran del mismo modo en un Salón que en otro, ni que los intereses y las expectativas sean las mismas.
Mas allá de la común actividad de stands de venta y, a diferencia de su homónimo japonés, el Salón del Cómic centra su objetivo en la relación profesional.
Cuenta con la presencia de centenares de autores nacionales y extranjeros que participan en charlas, debates y exposiciones, dispone una zona profesional de encuentro con  editoriales internacionales y a menudo se constituye en anfiteatro en el que dirimir las polémicas propias de la profesión.

Resumiendo: mientras el salón del Manga esta concebido para convertirse en una gran y magnífica fiesta popular, el Salón del Cómic representa hoy por hoy el termómetro anual de la industria de la historieta.

Dicho todo esto y en mi opinión, se ha de valorar el progreso de cada salón por separado y, si bien son inevitables las comparativas,  sería del todo erróneo caer en la trampa de una innecesaria competición.

Por ello, regocijémonos del exitazo del Salón del Manga. Disfrutemos de un evento festivo espectacular y cada vez mas familiar, que contribuye decisivamente a mantener viva la industria de la historieta en nuestro pais.

No comments yet

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: